Kueshi

Kueshi es una empresa española de cosmética natural que pareciera tener el mismo laboratorio que Naobay, ambos ubicados en Valencia, España. Si bien es una marca que ofrece una gama de productos de belleza, higiene y cuidado a base de extractos naturales, no está certificada como ecológica.

Por otro lado aunque en su web oficial dicen que no testan en animales, no poseen sellos como Cruelty Free, Animal Friendly o Vegan Ok. Si es verdad que usan ingredientes naturales como el Aloe Vera, pero no ofrece sellos como ECOCERT o COSMOS NATURAL. Sus productos de limpieza e higiene si que contienen sulfatos.

Si buscas una cosmética ecológica certificada de calidad que esté elaborada sin químicos tóxicos, te recomendamos Natura Siberica. En cuanto a maquillaje natural también libre de químicos, la marca más destacada es Lily Lolo. En cuanto a la marca española de la que empezamos hablando, te contamos nuestra experiencia y opiniones.

Kueshi

Kueshi Opiniones

Durante una época probamos la cosmética de Kueshi porque era distribuida como ecológica, pero pronto vimos que no era certificada. Para nosotros es de suma importancia que una marca tenga uno o varios sellos BIO. Es la única forma de tener la seguridad y tranquilidad de que estamos llevando un cosmético sin tóxicos de verdad.

Hace poco que esta empresa ha dado el paso de entrar en el mercado de perfumerías como Druni o Primor. Esperábamos que con este crecimiento este laboratorio diera el paso para cumplir con las rigurosas y saludables normas de la cosmética ecológica. No ha sido así, de modo que para nosotros no es un referente y dejamos de venderla.

Kueshi Opinión Aloe Vera

El Aloe Vera de Kueshi era el único producto cuyo ingrediente activo estaba certificado como orgánico o ecológico. En pocas palabras si que nos gustó este producto, muy fresco y de rápida absorción. La textura era bastante acuosa, por lo que inferimos que contenía un buen porcentaje de Aloe Vera (el 99% en teoría).

Dejaba la piel muy suave e hidratada, fue probado en todos los tipos de piel para ver cómo funcionaba. No tenía aroma y se podía aplicar o bien después de la ducha o en otro momento durante el día. Al pasar el tiempo (un par de meses o así) si que la textura se volvía un poco más pegajosa.