Champú sin sulfatos ni siliconas

Contamos con el catálogo más completo para que puedas comprar el champú sin sulfatos ideal para tu tipo de cabello. Son productos formulados sin químicos abrasivos o perjudiciales que cuidan de tu salud. Descubre una infinidad de soluciones para cabello seco, teñido, débil, fino, graso o normal.

Cada champú presenta una elaboración específica enriquecida con extractos bioactivos procedentes de la agricultura orgánica. En consecuencia, disfrutas de una cosmética capilar ecológica de vanguardia totalmente natural que no daña el cuero cabelludo, el pelo y la piel.

VER PRODUCTOS

Certificados y sellos ecológicos

Las marcas distinguidas de champú sin siliconas ni sulfatos ni parabenos que tienes disponibles en nuestra tienda online están avaladas por los sellos bio más importantes. Entre ellos tienes ICEA, COSMOS NATURAL, ECOCERT, Vegan Ok y Nickel Tested. Estos organismos confirman y aseguran que los champús se fabrican sin siliconas, parabenos, OGM, PEG, SLS, SLES, fragancias y colorantes.

Están testados dermatológicamente y cuentan con la certificación de otras instituciones como BDIH, Universidad de Ferrara, Organic Monitor y COSMOS ORGANIC. Definitivamente podrás tener la seguridad del tipo de champú y la calidad que estás comprando sea cual sea la gama de productos que escojas.

Mejor champú sin sulfatos ni siliconas

Titulamos de esta forma a nuestros champús ecológicos dada la elevada calidad y su excelente eficacia a la hora de proteger el cabello. La composición de cada uno está desarrollada específicamente para tratar un problema y brindar el mejor resultado. Los champús bio no solo lavan en profundidad sino que también aportan una gran cantidad de vitaminas , minerales y nutrientes indispensables.

Al contener ingredientes escogidos cuidadosamente y tratarlos con técnicas de vanguardia, se obtienen propiedades naturales potenciadas. Siendo así que el cabello se ve reparado, brillante, con volumen, movimiento y suavidad, recupera toda su fuerza y vitalidad natural. El uso diario de un champú libre de parabenos o sulfatos deriva directamente en una cabellera mucho más robusta y sana.

Sobre los SLS y SLES

Uno de los peores compuestos que se utiliza en la industria cosmética tradicional es el Lauril Sulfato de Sodio. El mismo es usado en la pasta de dientes, los jabones y los champús. El Sulfato de sodio es un detergente que hace que estos cosméticos sean más espumosos y burbujeantes.

Es un ingrediente que presenta más desventajas que virtudes y no deberías usar en tu champú o acondicionador. Los estudios realizados han demostrado que son responsables directos de causar ciertos tipos de cáncer. Dentro del organismo funciona como una neurotoxina, daña el sistema endocrino e intoxica los órganos.

Así que el consumo de champús que contienen el Lauril Sulfato de Sodio causan graves consecuencias a nuestra salud. Por esta razón son más las personas que empiezan a comprar un champús libres de químicos.

Lo peor de todo es que nuestro organismo no produce ningún tipo de encima capaz de destruir este detergente. Es un compuesto que se acumula en nuestro sistema paulatinamente.


¿Cómo detectar parabenos en un champú?

Los parabenos es un grupo compuesto por 6 conservantes utilizados en la industria cosmética. Dentro de unión europea los parabenos se identifican como E214, E215, E216, E217, E218 y E219. Si compras un champú que no sea ecológico o natural puedes buscar este tipo de nombres en las etiquetas de los mismos.

Otros nombres son Benzoato de sodio, el Sodium (y Ammonium) Laureate Sulphate. También se lo describe como parabeno a secas o metilparabeno. Estos compuestos son una variación sintética de los parabenos de frutas como los arándanos. En cuanto al uso se aplican en las fórmulas de cosmética e higiene.


Efectos nocivos de los conservantes

Las autoridades europeas no prohíben su uso y se considera que el organismo es capaz de absorberlos y eliminarlos. Sin embargo en 2004 la University of Reading, en Edinburgo, realizó un estudio que puso la atención sobre los parabenos.

Este grupo de oncólogos encargado de analizar muestras de tejido cancerígeno, encontró que el 90% de los cánceres de mama contenían parabenos. Concluyeron que estos agentes conservantes imitan la acción de las hormonas sexuales, lo que contribuye al desarrollo de tumores cancerígenos.